Notas Fecode

BOLETÍN DE PRENSA No. 13 - FECODE REPUDIA LA VIOLENCIA SEXUAL CONTRA LA NIÑA EMBERA CHAMÍ

El pasado domingo 21 de junio al menos 8 soldados del Ejército Nacional secuestraron y violaron a una menor de 13 años perteneciente a la comunidad Embera Chamí, en Santa Cecilia, departamento de Risaralda. Estos hechos han conmovido a la sociedad colombiana, donde nuevamente se cuestiona el uso de las niñas y mujeres como botín de guerra, el menosprecio hacia las comunidades indígenas; evidenciándose la descomposición de la institución del Ejercito Nacional y la podredumbre de la justicia colombiana.

Durante el conflicto interno se han cometido múltiples violaciones al derecho internacional humanitario, entre esto se ha usado a las niñas y mujeres como botín de guerra como muestra de superioridad, demostrando con esto el control de los cuerpos de las mujeres y el control de los territorios, es lamentable que estos hechos se sigan presentado y se han ejercidos por Ejército Nacional, que además del delito cometido se suma el abuso de poder y secuestro.

El Ejército Colombiano se ha visto envuelto en varios escándalos, donde la violación a los Derechos Humanos queda en convencimiento, es el mismo ejército que con sus centros de inteligencia venia intersectando ilegalmente - perfilando a periodistas, defensores de Derechos Humanos, sindicalistas y líderes sociales; es el mismo Ejercito responsable de los falsos positivos, que ha hecho todo lo posible por ocultar a “quien dio la orden”. En este caso, como ya es costumbre se dirá que son unas “manzanas podridas” o como ya lo afirmo la senadora María Fernanda Cabal que el caso se podía tratar de un falso positivo en contra del Ejercito, intentando desviar la atención al respecto y creando un velo de duda sobre los hechos, o las declaraciones del presidente que buscan proteger la institucionalidad sin cuestionar su responsabilidad de su gobierno y de las instituciones del Estado; el partido de gobierno Centro Democrático revictimiza a la niña Embera Chamí.

La justicia colombiana, particularmente la Fiscalía General de la Nación, en cabeza del señor Francisco Barbosa, también revictimiza a la menor, al argumentar no tener evidencia sobre violencia, desconociendo la violencia sexual sufrida. Es inaudito pensarse que la niña tuvo un encuentro sexual consentido con siete personas armadas que no conocía, es decir, la justicia colombiana no logra entender que toda relación donde no haya consentimiento es violación.

Para FECODE, en el caso de la niña Embera, es claro la violencia como el elemento central para que se configure el delito acceso carnal violento -el artículo 205 del Código Penal-. En ese sentido, rechazamos estos hechos. Los niños, niñas y jóvenes no pueden seguir siendo objeto de múltiples formas de violencia las cuales se han incrementado en el aislamiento obligatorio, en donde las instituciones del Estado deben estar para la protección de sus derechos y no para violentarlos o revictimizarlos; al igual, expresamos toda nuestra solidaridad con la familia de la menor, con la comunidad Embera Chamí y exigimos al Estado justicia, castigo, reparación y no repetición para la comunidad.

Ver Boletín de Prensa No. 13 en PDF