Notas

Papel y empoderamiento de los orientadores en las instituciones educativas

Ante la falta de condiciones de bioseguridad en los colegios y los problemas de salud mental que vienen presentando docentes y estudiantes en el retorno a las aulas, el papel que desempeñan los docentes orientadores ha cobrado una mayor vigencia y relevancia durante la pandemia.

Los docentes orientadores son los responsables de desarrollar labores profesionales correspondientes al diagnóstico, planificación, ejecución y evaluación de acciones de orientación estudiantil. De ahí, la importancia de rescatar su papel y empoderamiento en el trabajo que día a día desempeñan dentro de las instituciones educativas del país.

Iván Cárdenas, docente orientador I.E.D. Julio Garavito Armero: “Uno como orientador también es el encargado de las relaciones entre todas las instancias de la comunidad educativa, docentes, directivos, estudiantes y, por supuesto, familias, así como con elementos del entorno como la policía, el ICBF o diferentes instituciones que nos apoyan en el proceso. Ante la coyuntura actual, hemos diseñado estrategias para poder impactar en la salud mental y emocional de nuestros compañeros docentes y directivos, y en otro momento trabajamos, fundamentalmente, con estudiantes, y a través de ellos realizamos procesos formativos donde abarcamos áreas como manejo socio-emocional, bienestar y formación integral”.

Si bien, ellos y ellas han logrado abrir espacios a la cultura, el conocimiento científico y la formación de valores éticos y morales, esto ha sido posible gracias a que se han adaptado a los cambios de la educación y a que han aceptado la diversidad y las diferencias que hay en las comunidades educativas.

Emilce Cortés, docente orientadora I.E.D. Rodrigo Lara Bonilla: “nosotros somos o hacemos las veces de la estructura que soporta toda una comunidad educativa, y no quiero decir con eso que seamos vitales, pero sí que hacemos ese ejercicio de soporte entendiendo que con él se garantiza que se den esas relaciones. Asimismo, provocamos la posibilidad de que haya lugares, momentos y ambientes de encuentro para resolver, conversar, disuadir y ejecutar una cantidad de situaciones que son propias de la escuela cuando está presente el padre de familia, el estudiante y el docente”.

Doris Forero, docente orientadora I.E.D. El Jazmín, sede A: “ahora con la pandemia hemos identificado en nuestras instituciones educativas que hay muchos chicos o jóvenes con depresión, duelos no resueltos, ansiedad y angustia, y esto ha conllevado a incrementarse el número de niños, niñas y adolescente con ideación suicida”.

Este papel fundamental que desarrollan los docentes orientadores con los alumnos, docentes y familias en las instituciones contribuye a mejorar la salud mental de todos aquellos que hacen parte de la comunidad educativa. Por ello, buscan que desde el Ministerio de Educación Nacional no sólo se reconozcan las múltiples tareas y el trabajo que desarrollan, sino que se respete su jornada laboral y se convoquen a concurso la cantidad real de docentes orientadores que requiere el país, para así poder ampliar su número, pues con la postpandemia su rol se hizo aún más relevante.