boton pliego1

Notas Fecode

Riesgos reales del virus en las instituciones educativas públicas del país

Ante el inicio de la alternancia educativa, expertos en salud socializan los verdaderos peligros del coronavirus en las instituciones del país, y señalan porqué es necesario que éstas cuenten con todas las condiciones y garantías para así reducir o evitar los riesgos de contagio.

La reapertura de las escuelas es uno de los temas más debatidos en todo el mundo a partir de la pandemia, que dejó a miles de niños y adolescentes sin clases presenciales, según un artículo publicado en el 2020 por la Unicef el 91% de los niños en el mundo se vieron afectados. Frente a este escenario países desarrollados como Francia y Corea del Sur intentaron volver a las aulas de forma gradual, obteniendo como resultado nuevos brotes y focos de contagio lo que obligo que tras su reapertura cerraran de inmediato. En el caso colombiano, desde el año pasado el gobierno viene insistiendo con el retorno a las aulas bajo el modelo de alternancia sin tener en cuenta las precarias condiciones de la mayoría de instituciones en el país, situación que indiscutiblemente pone en riesgo inminente a toda la comunidad académica.

Orlando Acosta, PhD. en Virología Molecular: “las escuelas no han sido el origen de la pandemia pero la padecen similar a la comunidad en la que están inmersas, tanto así que los riesgos de contagio son la eficiente transmisión del virus a través del aire, los espacios sin renovación técnica del aire, los tapabocas sin normas de calidad, la ausencia de pruebas moleculares sistemáticas y de seguimiento de los contactos, la ausencia de infraestructura sanitaria, el no acatamiento del distanciamiento social y el incumplimiento de más de un centenar de requerimientos de la Unicef para la reapertura segura de escuelas”.

Según un artículo de la revista infectología pediátrica publicado en diciembre, en el que participaron los países de Italia, Malasia, Inglaterra, Colombia y Uruguay, se demostró como la pandemia está ligada a los determinantes de salud y al contexto habitacional, es decir, las enfermedades en su mayor afección ocurren en las poblaciones más pobres y vulnerables económicamente, sanitariamente, y nutricionalmente. Por lo que Colombia, al ser una nación con altos índices de pobreza extrema y desnutrición en niños, no cuenta con las condiciones para el retorno seguro a las aulas, las cuales según parámetros establecidos por la Unicef y la OMS deben ser:

Sergio Isaza, presidente de la Federación Médica Colombiana: “Uno, mantener un cupo no superior al 30% por aula; dos, contar con una excelente ventilación y que las ventanas y puertas estén abiertas continuamente para que haya un suficiente flujo de aire; tres, la utilización permanente de mascarilla por parte del estudiantado y profesorado; cuatro, garantizar el lavado de manos frecuentemente mínimo cada hora o cada dos horas; y finalmente, si hay servicio de comida también se debe garantizar la distancia entre ellos”.

Un estudio de la Universidad de Granada en España determinó que un salón de clases de 20 niños podría tener contacto con 800 personas en dos días, lo que significaría un contagio masivo de no cumplirse con los protocolos. En este sentido, si el gobierno persiste en la presencialidad en las aulas, es necesario que las instituciones cuenten con todas las medidas de bioseguridad dispuestas por organismos internacionales y acatadas por el Ministerio de Salud para de esta manera reducir los riesgos de contagio en toda la comunidad educativa.