Salud mental de estudiantes y docentes en el regreso a la presencialidad educativa

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad. Por eso, con el regreso a la presencialidad educativa, es importante que el Estado garantice entornos laborales dignos y establezca programas que trabajen en pro de la salud metal de los estudiantes y los docentes para así garantizar el pleno desarrollo de sus actividades.

Carolina Corcho, vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana: “El maestro muchas veces tiene que asumir la carga de las inequidades de este país, sobre todo, de las familias, los problemas en la alimentación y la violencia intrafamiliar, lo que hace que sea una de las poblaciones que mayor discapacidad tiene por salud mental, pues tienen que dedicarse al cuidado. Pero, por otro lado, están los niños, niñas y adolescentes, recientemente se ha dicho en el país que habido un aumento del embarazo adolescente lo que es un marcador de salud mental, porque nadie podrá decir que una adolescente decide ser madre a los 14 años; este es un empeoramiento de las condiciones de depresión y ansiedad, dado también por las condiciones de la pandemia y las mismas problemáticas sociales que existen en Colombia”.

Además de estos factores, otras circunstancias que están afectando la salud mental de los docentes son: la sobrecarga laboral, el cambio de asignaturas, la estigmatización y las amenazas y en el caso de los estudiantes el encierro, la presencilidad sin socialización de la nueva normalidad y los cambios de cursos, entre otros. Ante a esta realidad, que se vio agravada por la pandemia la experta asegura que es importante contar con programas de detección temprana para reconocer que tipo de problemas relacionados a los trastornos mentales están afectando el entorno escolar; así mismo tener espacios donde haya un monitoreo constante frente a señales de ansiedad, estrés, desconcentración, cansancio, desanimo, fobias, paranoia, y depresión en los estudiantes y docentes.

Carolina Corcho, vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana: “la Organización Mundial de la Salud dice que sin salud mental no hay salud, y uno de los tejidos sociales más importantes de la sociedad es la educación porque si mellas al maestro mellas al niños, entonces esto es una consideración que se debería tener y para ello se necesitaría una confluencia intersectorial entre el sector salud, el sector educativo, el sector de desarrollo económico y el bienestar familiar que permita apuntar a mejores condiciones de vida en el ámbito escolar, que es un ámbito obligado de los seres humanos”.

En este sentido, cuidar de la salud mental es fundamental para evitar poner en riesgo el equilibrio psíquico, emocional y social de estudiantes y docentes. Por ello, la OMS considera que la promoción, protección y restablecimiento de este estado debe ser una política pública en las naciones.